Caso 12

Un joven es detenido y acusado de matar junto a otros, a un vecino de varios impactos de bala, y de herir a dos más.

DELITO: Homicidio Agravado e Intento de Homicidio (artículos 132, 138) del Código Penal.

TEMA: Los testigos protegidos no pueden acreditar la responsabilidad de un acusado, a menos que, sus dichos se confirmen con otras pruebas lícitamente obtenidas.

RESULTADO: Logramos convencer al Jurado de Conciencia que no había certeza de la vinculación de mi cliente al hecho de sangre.

ANTECEDENTES DEL CASO

El 03 de abril de 2013, mi cliente es detenido por unidades de la Policía Nacional y conducido a la fiscalía en donde le explicaron que el 19 de marzo le habían ordenado la imputación por el delito de Homicidio Agravado y Tentativa de Homicidio por la muerte de uno y la lesión de dos personas.


Al rendir sus descargos, negó cualquier vinculación a los hechos, pero la fiscalía con base a la existencia de indicios en su contra dispuso aplicarle la detención provisional.


El tema fue que, el día miércoles 30 de enero de 2013, entre las 7:30 y 8:30 pm, en el sector de Tocumen, Barriada Santa Barbara, calle 3ra., se encontraba el occiso en compañía de otros amigos, de pronto aparecen, varios sujetos disparando contra ellos, impactando al occiso de varios disparos, en brazo derecho, en hemitórax izquierdo y derecho, pierna derecha, impactos que sólo le permitieron correr hasta el patio de una casa vecina, en la que desplomó.


En lugar de los hechos, también resultaron heridos dos menores de edad, entre 17 y 15 años.


El Protocolo de Necropsia determinó la causa de muerte por Shock Hemorrágico, ocasionada por herida por proyectil de arma de fuego perforante en el Tórax, con una trayectoria de derecha a izquierda y ligeramente de abajo hacia arriba.


La fiscalía recopiló algunas declaraciones juradas e indicios que sustentaron la imputación y la detención provisional en contra de mi cliente, entre esos medios de convicción estaban:


• Un testigo protegido declaró haber escuchado entre 9 a 10 detonaciones, y ver ese día como a las 8:10 de la noche, a 4 personas dentro de un auto sedan oscuro, copas brillantes, parecido a un Corolla, con luces traseras, estacionado en la esquina de la calle, de donde se bajaron dos sujetos armados, se dirigieron hacia los tres jóvenes que estaban conversando, dos de ellos parados, uno en cuclillas y les dispararon, luego regresaron al auto que se encontraba como a tres metros de distancia, aseguró que el auto mantenía las ventanas abajo, las armas eran negras, los agresores eran acholados, cabello liso bajo, facciones acholadas, y los que se quedaron en el auto, el conductor, era de tez blanca, alto, flaco, el resto, morenos delgados, dijo que la iluminación era buena y podía reconocer a los agresores.


• El testigo protegido o sin rostro, en diligencia de reconocimiento en carpeta, reconoció a mi cliente y a otro sujeto como dos de los que habían participado en el hecho de sangre.


• Un investigador judicial levantó un informe de campo que decía haberse entrevistado con jóvenes del sector, quienes le indicaron que mi cliente había matado a la víctima por venganza, ya que ellos habían tenido problemas en una cancha de futbol, que días antes, el difundo le había disparado a mi cliente, pero no lo pudo matar, también dieron el nombre del otro investigado, identificado por el testigo protegido en diligencia de reconocimiento.


• Los tres chicos que estaban junto al occiso en el momento que fue atacado, declararon y confirmaron que fueron dos personas las que dispararon, había buena iluminación, que no las habían visto antes, describieron al sujeto que disparó como moreno, vestido con pantalón corto blanco, suéter y gorra, uno dijo no poder reconocerlo, pero dos de ellos, dijeron que el responsable era mi cliente que por rencillas personales quería matar a su amigo, ya que previamente hubo problemas entre ellos, y el finado le había hecho un atentado pero no pudo matarlo, que por referencia de dos amigos sabían que los sujetos que dispararon corrieron hacia un vehículo cerca del lugar, color oscuro con cuatro puertas.


• Otra persona que según ella, estaba cerca de los hechos, declaró que, ese día se encontraba en compañía de un amigo, observaron un vehículo con varias personas adentro que se estacionó en la otra esquina, después de escuchar las detonaciones vieron que dos personas corrieron, un tercero los esperaba, y los tres se metieron al auto, que era de color oscuro, con rines de lujo, vidrios oscuros.


• Una joven declaró en el proceso y dijo que ella como a las 8am, se encontraba en la tienda de calle 2da, pero cuando iba de regreso a calle 3ra donde vivía, escuchó entre 10 a 12 disparo, pero también observó que dos sujetos se montaron a un auto que estaba estacionado en la esquina de calle 3ra, el vehículo era de color oscuro, Toyota Corolla, con copas, el conductor era blanquito, y que se comentaba que mi cliente tenía relación con el crimen por un enfrentamiento que había tenido previamente con el occiso.


Así transcurrió la investigación hasta llegar a la etapa de la audiencia, en esta ocasión por un Tribunal de Jurado de Conciencia.


La fiscalía centró sus argumentaciones en que el móvil del crimen estaba demostrado con la enemistad que había entre mi cliente y el occiso, sumado a que la vinculación al hecho de sangre estaba comprobado, sin lugar a dudas, porque el testigo protegido lo había visto físicamente, el día de los hechos, manejando el auto en el que huyeron de la escena del crimen los que realizaron los disparos, pero que también había sido reconocido por el testigo sin rostro a través del reconocimiento fotográfico, sin mencionar que más de cuatro testigos declararon que la muerte de la víctima se debió a la rencilla que tenía con mi cliente.


La fiscalía intentó desacreditar a nuestros testigos, indicando que era una cuartada para ubicar a mi cliente, en un lugar diferente de donde ocurrió el crimen, y trató de insistirle al Jurado que lo visto por el testigo protegido, y el reconocimiento en carpeta demostraban más allá de toda duda razonable que mi cliente había sido, no solamente el autor intelectual, sino también participe en el crimen cometido, para lo cual, refiriéndose a lo declarado por cada uno de los testigos presenciales del hecho, pidió que fuera declarado culpable del homicidio e intento de homicidio, y condenado a la pena máxima.


Quiero compartir con cada lector la estructuración de nuestros argumentos, con los cuales convencimos al Tribunal de Jurado de Conciencia, integrado por 4 caballeros y 3 damas, de la inocencia de mi cliente, espero contribuir en algo para las futuras estrategias de defensa de mis colegas y de sus clientes.


• No puedo presentarme delante de ustedes, jueces naturales, sin antes desearles que la luz de la justicia que proviene de lo Alto, caiga sobre cada uno de ustedes, para que con absoluta libertad escuchen la voz interior de la conciencia o el espíritu, que les dirán si mi cliente merece ser condenado a 30 años de cárcel, o si por el contrario, ha sido injusto, que el fiscal que hoy lo acusa, le haya interrumpido su libertad por 3 años en prisión. Reciban además del saludo protocolar, mis más alta consideración y estima. BUENOS DÍAS.


• Yo comparto con el fiscal que existe un hecho probado, ya que, el día 30 de enero de 2013, entre las 7:30 y 8:30 p.m., se encontraba el joven Norberto Antonio Arroyo (q.e.p.d.), en compañía de 3 amigos, en el sector de Tocumen, Barriada Santa Barbará, calle 3ra., de pronto dos personas dispararon contra ellos, llevando la peor parte el difunto, quien perdió la vida a causa de shock hemorrágico, producido por una herida de proyectil de arma de fuego, donde también resultaron heridos dos menores.


• Lo que el fiscal no pudo probar durante la investigación, y tampoco lo ha hecho en presencia de ustedes, es que mi cliente haya colaborado con las dos personas que dispararon en contra de las víctimas, y no lo ha podido demostrar porque mi cliente para esa fecha y hora, se encontraba junto a tres amigos, dos damas, y un caballero, en un Corregimiento distinto del lugar de los hechos, y al no tener el poder de ubicuidad, no podía estar en dos lugares al mismo tiempo.

• La Fiscalía les ha dicho que existe un señalamiento directo que hace un testigo protegido, al indicar que la persona que manejaba el vehículo, en el que se trasladaron los homicidas, era mi cliente, pero este supuesto testigo se ha escondido de la defensa, no ha querido encarar a su acusado para permitirle el derecho a defenderse, y la fiscalía ha sido cómplice en esta conducta, ya que es la única que pudo y puede saber cómo contactarlo, y traerlo para que en presencia de ustedes descargue su acusación, pero no lo hizo, a pesar de saber que es ilegal generar la desigualdad procesal y afectar el derecho de defensa, pero no lo trajo porque sabía que tantas inconsistencias que dijo este testigo en su declaración, demostrarían que esa persona no vio la ejecución de los hechos, sino que fue preparada con base a informaciones referenciales, acción esta, que configura el delito de falsedad en actuaciones judiciales.

• Este testigo bajo gravedad del juramento, dijo que podía reconocer a los sujetos que dispararon, así como a las personas que se bajaron del auto y quedaron a la espera de los asesinos, también bajo gravedad de juramentó reconoció a uno de los pistoleros, y a mi cliente como conductor del vehículo, a esta persona se le imputó cargos por homicidio e intento de homicidio, la fiscalía le dispuso detención provisional, y después de varios meses, la Dirección General del Sistema Penitenciario, certificó que, esta persona para la fecha del 30 de enero de 2013, se encontraba en el Centro Penitenciario La Joya cumpliendo detención provisional en otro proceso por delito diferente. Esta primera inconsistencia o error producido por la conducta ilegal de este testigo, ataca de raíz su credibilidad, que a pesar de ser citado por el Tribunal para que estuviera presente en el día de hoy, se ha escondido para evitar que ustedes lo vieran a los ojos.

• El testigo protegido, declaró que cuando llegaron los agresores, los tres jóvenes, uno estaba en cuclillas y el resto parados, y describió el desplazamiento que hizo cada uno después que fueron impactados por las balas, y también detalló el desplazamiento de los dos pistoleros desde que se bajaron hasta que regresaron al auto, así como los que se quedaron, además de describir el vehículo, pero ninguno de los sobrevivientes señalaron que uno de ellos estuviera en cuclillas, por otro lado, desde la posición del supuesto testigo protegido, no podía tener un total marco de referencia para estar grabando en su mente simultáneamente, lo que estaba ocurriendo en el auto, y en el ataque a los jóvenes, tampoco como para describir el auto; es decir, de haber existido este testigo protegido, y de acuerdo a su ubicación, tenía que haber descrito uno de los dos eventos, por lo que, al tratar de abarcar todos los escenarios, cayó en otra inconsistencia que le sigue restando credibilidad, más cuando se equivocó en la cantidad de víctimas, porque eran cuatro los jóvenes que estaban conversando al momento en que llegaron los agresores, y no tres según la observación de este testigo.

• Con relación a la descripción del vehículo, el testigo protegido lo describió como un sedán oscuro con copas brillantes, parecido a un Corolla, tenía luz atrás como a lo largo, y el reflector en el medio, los cuatro vidrios estaban abajo, lo que le permitió ver a los sujetos que se quedaron dentro de auto, no obstante, otro testigo amigo de las víctimas, declaró haber visto el auto en la misma posición, pero tenía rines de lujo y vidrios oscuros, lo que significa que, si los vidrios eran oscuros, era porque las ventanas estaban cerradas, y si estaban cerradas, el testigo protegido no pudo ver a las personas dentro, entonces, esa descripción que hace es falsa, y se suma a otra inconsistencia que debilita su testimonio.

• El testigo protegido, declaró que los que dispararon eran acholados, de tez chocolate, no negro, cabello bajo, cholo, liso, facciones acholadas, pero, los sobrevivientes, el primero declaró, que se fijó sólo en uno, que era de tez morena, tenía gorra blanca; el otro indicó que uno era de tez morena, el otro de tez blanca, y el tercer sobreviviente dijo que, los dos tenían gorras. Este escenario de contradicciones nos ubican en un plano interesante porque al creerle a los testigos presenciales y víctimas del hecho, representaría no creerle al testigo protegido, lo contrario sería darle credibilidad al testigo protegido por encima de lo observado por quienes sufrieron el ataque, pero señores Jurados, esta situación será resuelta con el sentido común de cada uno de ustedes, porque equivocarse en el color de la piel es difícil, y más aún resolver la interrogante, de cómo el testigo protegido pudo ver el cabello de ellos, si todos tenían gorras.


• Ustedes respetado Tribunal de Conciencia, han recibido las palabras de los tres testigos que dan fe que desde el 28 de enero hasta el 1ro de febrero de 2013, compartieron vivienda con mi cliente en el sector de las Cumbres, ellos explicaron el recorrido para llegar, lo que recuerdan haber hecho, las incidencias ocurridas durante esos días, el motivo del encuentro y el regreso, también delante de ustedes, la madre de mi cliente declaró sobre lo que conocía del traslado de su hijo a ese lugar con sus amigos, incluso, les indiqué el folio donde aparece la evidencia que para esa fecha su madre le envió dinero a través del sistema de giro por el Súper Mercado 99 para financiar su regreso a casa porque según lo declarado se iban a pasar los carnavales en el interior. Estos cuatro testimonios, vinieron a confirmar lo declarado por mi cliente que él para ese día no se encontraba en la residencia de su madre que queda cerca de la calle 3ra donde ocurrió el hecho de sangre.


• La fiscalía pretende convencer a este Tribunal de Conciencia que mi cliente está vinculado al homicidio e Intento de Homicidio porque los tres sobrevivientes y la joven Estefany declararon que mi representado estaba relacionado al crimen por un problema personal que había tenido con el occiso, pero este fiscal no es transparente y está actuando de mala fe, inclusive, pretende inducirlos a ustedes a un error porque no ha dicho delante de ustedes que todos los declarantes, incluyendo al difunto y a mi cliente, viven en la misma barriada, separados sólo por calles, que se conocen, por lo que, si mi cliente hubiese sido uno de los que disparó o que hubiese estado en el auto en el que se dieron a la fuga, hubiera sido reconocido de inmediato, lo que indica que la apreciación de cada uno de ellos en sus declaraciones, son producto de informaciones referenciales escuchadas de terceras personas, ya que todos ellos declararon varios días después de los hechos.


• Finalmente, la fiscalía sostiene el móvil del crimen, indicando que el mismo está acreditado porque entre mi cliente y el difunto existía una profunda enemistad, al punto que el occiso había intentado matarlo un mes antes de su muerte, pero igual que en todos los planteamientos que ha tenido la fiscalía en este proceso, este argumento también esta basado en suposiciones producto de testimonios por referencias, por lo que, si bien, mi cliente declaró que tiempo atrás le dispararon por la espalda sin poder herirlo, esto, no es evidencia ni prueba que haya sido el occiso quien lo atacó, por lo que, la fiscalía no puede suponer el móvil, tampoco suponer la presencia de mi cliente en el lugar de los hechos, y muchos menos presumir que el haya participado en el ataque, por lo que debido a que la petición de condena de la fiscalía de basa en suposiciones, este servidor les pide la inocencia de mi cliente, basado en que la justicia se traduce en darle a cada quien lo que merece, y como la fiscalía no ha probado la vinculación, mi cliente merece que este Tribunal de Conciencia lo declare inocente. MUCHAS GRACIAS,,,,


Los alegatos de las partes, terminó a las 12 de la noche, y a las tres (3) de la madrugada fuimos llamados a escuchar el veredicto unánime de inocencia de mi cliente.

RECOMENDACIONES



• Estimados colegas y amigos, hubo dos particularidades de mucha utilidad en este caso, la primera que, a pesar de contar con más tiempo, mi intervención duró entre 30 y 35 minutos, inclusive considero que debió ser menos. Hagan lo posible de hacer alegatos cortos, en estudios internos a nivel del sistema judicial, se ha determinado que, las intervenciones de los abogados más allá de 30 minutos son ineficaces, la segunda fue que, desde el inicio empecé a golpear a la fiscalía con lo único que tenía en contra de mi cliente.


• Controlen sus emociones y reacciones. Creo que este punto es complicado, lo entiendo, incluso, muchos emperadores y líderes mundiales perdieron sus posiciones por falta de este control, pero practiquen, en cada caso, porque en la media que vayan logrando a dominarse, en esa misma medida sacaran mejor provecho en explotar en corto tiempo los puntos claves a favor de su cliente.


• En este caso había una cantidad de basura que si me hubiese dejado dominar por mis emociones, habría perdido mucho tiempo en discutir nimiedades, cuando la clave de la acusación estaba en un testigo protegido que supuestamente se había presentado a la fiscalía a decir que había visto a mi cliente manejar el auto en donde huyeron los asesinos, porque más nadie declaró haberlo visto, entonces, yo tenía que empezar a atacar de una vez la única prueba que significaba un contacto directo con mi cliente.


• El asunto estimado colega es que, usted tiene que identificar las pruebas enemigas y ponerlas en orden de jerarquía, para empezar a bombardearlas, esto, obviamente, relacionado a la configuración del delito, porque como es evidente, cada tipo penal se configura de forma diferente de acuerdo a los hechos de la acusación.


• Cuando apenas comenzaba mi carrera, en una audiencia de homicidio tuve la oportunidad de escuchar cuando una dama jurado dijo “pero ya, demasiado” el resto de los miembros del jurado escucharon y disimuladamente la tocaron como señal que se quedara tranquilla, esto, que ocurrió hace más de 20 años me marcó, pero aun así, uno vive en esa lucha de poder controlarse porque cuando la emoción se apodera de las personas, estas pierden la noción del tiempo, y por supuesto que el trabajo no queda bien.

 












marketing digital en panama OROBIO OROBIO OROBIO OROBIO
OROBIO