Caso 18

Un ciudadano extranjero, es detenido cuando se encontraba a bordo de una embarcación, ubicada en el litoral pacífico de Panamá Oeste.

DELITO: Contra la Seguridad Colectiva Relacionado con drogas ilícitas.

TEMA: Se le vinculó al proceso porque siendo un ciudadano extranjero indocumentado, estaba en aguas panameñas, sin justificación, manejando una lancha rápida ilegal, que tanto él como la embarcación resultaron positivo en contagio de sustancias ilícitas.

RESULTADO: Este caso termino con un sobreseimiento provisional porque la fiscalía no pudo encontrar pruebas para configurar algún delito relacionado con drogas, ya que más allá del contagio que se determinó a través de la prueba iónica de ION SCAN, la existencia de una lancha rápida ilegal, y la sospecha que había sido utilizada para introducir drogas al país, no se tenía ningún otro indicio para demostrar el delito.

ANTECEDENTES DEL CASO

El día 26 noviembre de 2010, unidades del Servicio Nacional Aeronaval, se encontraban patrullando en el área de la Isla de Taborcillo y avistaron una embarcación con un ciudadano a bordo. Esta persona no portaba documento de identidad personal, pero posteriormente, se comprobó que era un ciudadano extranjero.


Tanto él como la embarcación, y los elementos encontrados en ella, fueron trasladados al muelle 3 de la Base Vasco Núñez de Balboa, Ciudad de Panamá. Ese mismo día 26 de noviembre de 2010, la embarcación fue inspeccionada por funcionarios de la Fiscalía Especializada en Delitos Relacionados con Drogas, y adicional se le realizó la prueba del escáner iónico (ION SCAN). Dicha prueba salió positiva a cocaína en la lancha, en las manos, y rodillas del ciudadano aprehendido.


El funcionario de instrucción le formuló cargo por el delito genérico contra la Salud Pública relacionado con drogas ilícitas, y lo hizo sobre la base de que, el ciudadano, de estatus migratorio irregular, no pudo explicar su presencia en Panamá, tampoco los hechos que estaba realizando, con una embarcación sin permiso, y contagiada con sustancias ilícitas.


Mediante declaraciones juradas que rindieron los agentes de la Policía de la Dirección de Investigación Judicial (D.I.J.), se conoció el proceso utilizado en la aprehensión e inspección ocular que se le hizo a la embarcación y al ciudadano. Explicaron que se encontraban realizando un patrullaje de rutina en el área de Punta Chame, en ese momento vieron una embarcación, en la que un ciudadano se encontraba a bordo, quien no pudo explicar su presencia en el área; tampoco mantenía documentos de identificación personal, lo que motivó la retención de la embarcación, a la que en la base naval de Rodman, se le tomó las muestras para la máquina de ION SCAN.


La fiscalía tenía acreditado la presencia de un extranjero en suelo patrio, quien, al momento de su captura, no pudo demostrar a qué actividad lícita se estaba dedicando; tenía la presencia de una embarcación que dio positivo a contagio con cocaína, y adicional, contaba con que, el ciudadano también había resultado positivo a contaminación a droga ilícita. Sobre los indicios mencionados, el funcionario de instrucción acusó a mi cliente de estar transportando sustancias ilícitas.


Desde el inicio de la imputación, nos dimos cuenta que, los hechos que el fiscal tenía acreditado, no alcanzaban para comprobar el delito, ya que la presencia de un extranjero, que haya entrado de forma ilegal, y que no pueda explicar a qué actividad lícita se dedica, aún con resultado positivo a contagio con partículas de drogas, no son verbos rectores para acreditar el delito de transporte de droga en ningún país democrático.


Con los mínimos indicios que tenía la fiscalía, no sólo imputó el cargo de transporte de droga, sino que, ordenó la detención preventiva de mi cliente.


En este caso, decidimos que el Pleno de la Corte Suprema de Justicia, era la instancia idónea para presentar este caso porque estábamos seguros que se trataba de una detención ilegal.


Los argumentos planteados en la Acción de Habeas Corpus, básicamente giraban en torno a la acreditación o configuración del delito, que es requisito primario para ordenar una detención, ya que un contagio a iones o partículas de sustancias, puede incluso darse como falso positivo con componentes que usan sustancias licitas, que hace muy especulativo este resultado, por lo que no es permitido suponer hechos como fundamento para privar de libertad a una persona.


La Corte Suprema de Justicia, reconoció la vulneración del derecho a la libertad, e indicó las debilidades que tenía el proceso para acreditar el delito imputado, pero también valoró dos circunstancias que encontré razonables, la existencia de un proceso que tiene que terminar con decisión definitiva, y la condición de extranjería con estatus irregular de mi cliente, que de una u otra forma, evidenciaban riesgos procesales, por lo que decidió, revocar la detención preventiva y aplicarle la medida cautelar de reporte cada 15 días.


Con el fallo de la corte, si la situación de mi cliente no cambiaba, sólo tenía que esperar que la fiscalía cerrara la investigación con el envío a la esfera judicial del expediente, esperar la fecha de audiencia, para solicitar, un sobreseimiento por falta de demostración del delito.

Así las cosas, mediante sentencia del 07 de junio de 2013, el Tribunal de la causa dictó sobreseimiento a favor de mi cliente.

RECOMENDACIONES

1. Lo primero que tiene que estar en la mente de un abogado penalista es la libertad de su cliente. Esta libertad depende de varios factores; en primer lugar, porque los hechos que investiga la fiscalía no son hechos punibles; en segundo lugar, porque el elemento probatorio para vincular a su cliente es débil o especulativo; en tercer lugar, porque su cliente tiene una condición especial de salud, que, de mantenerse en prisión, su vida podría correr peligro. Y, en cuarto lugar, que haya brindado una colaboración en la investigación o en el proceso que lo haga merecedor de una medida diferente a la detención preventiva.


2. Donde usted identifique la forma de sacar a su cliente de la cárcel, allí debe enfocar sus esfuerzos. En este caso, era fácil identificar que los hechos que utilizó el fiscal para demostrar el delito de transporte de droga, no eran suficientes, así que, sin delito acreditado, no puede haber detención. Por eso escogí, la vía de la Acción del Habeas Corpus.

 












marketing digital en panama OROBIO OROBIO OROBIO OROBIO
OROBIO